sábado, 16 de febrero de 2013

GOULASH HÚNGARO

INGREDIENTES
Un kg. carne de ternera (jarrete), 50 gr. manteca de cerdo, 2 cebollas, 3 patatas, un pimiento rojo, 2 cucharadas pimentón ahumado, una cucharadita pimentón picante, 2 litros de agua, 100 gr. harina y sal.

PREPARACIÓN
Es fundamental pedir al carnicero una buena carne de vaca o ternera para guisar, como jarrete, morcillo o espalda, bien limpia de grasa y cortada en dados de unos 3 cm.

Salamos ligeramente la carne, la pasamos por harina y reservamos los trozos de carne en una fuente.

Ahora, ponemos una cazuela amplia, baja y de fondo grueso al fuego, derretimos la manteca de cerdo y cuando esté derretida pero sin humear añadimos la carne, que no debe tener demasiada harina, ya que absorbería rápidamente la grasa y se quemaría.

Doramos a fuego medio unos 5 minutos removiendo a menudo o hasta que esté bien tostadita pero sin que esté totalmente hecha por dentro, retiramos del fuego la carne y la ponemos en una fuente.

En la misma cazuela con la salsa y jugos de la carne, doramos la cebolla en juliana fina a fuego medio hasta que esté transparente.

Seguidamente incorporamos el tomate en dados pequeños y el agua (previamente calentada para evitar romper la cocción), se puede utilizar un caldito de verduras en lugar del agua, yo particularmente suelo reservar para ello el agua de la cocción de verduras de recetas anteriores.

Cuando esté en ebullición, esperamos un par de minutos y añadimos la carne, los pimentones y el pimiento rojo en dados.

Esperamos que vuelva a hervir, tapamos la cazuela y dejamos cocer a fuego bajo 60 minutos aproximadamente, o hasta que esté blanda la carne.

Finalmente añadimos las patatas en dados grandes. Cocer hasta que las patatas estén bien hechas. Salud.

EL APUNTE
Déjenme que les diga una cosa, más allá de la necesidad de la cocina tradicional como un medio de alimentarnos, y del placer de una buena mesa acompañándonos de las personas que queremos, considero particularmente que además, es un estupendo medio de transmisión de la cultura de un país, de una etnia o un pueblo, en los ingredientes utilizados en el método, en los utensilios, está buena parte de la idiosincrasia de las gentes, este saber popular perdura muy a menudo de manera no escrita, en los usos y costumbres aprendidos de nuestros abuelos.

Es característico de este plato y en comparación con nuestra maravillosa cocina mediterránea el uso de manteca de cerdo y no de aceite de oliva, sin duda por que no tenían acceso a este oro líquido, además del estupendo toque que aporta el pimentón ahumado Húngaro (paprika). Yo les recomiendo disfrutar de toda la cocina internacional y aprender de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario